“Please Like Me”: la mejor serie de la década (disponible ya en Netflix)

63276_470663839651292_367397858_n

Este mes se estrenó en NetflixPlease Like Me, serie australiana que mezcla el drama y la comedia de una forma extraordinaria, resultado de los guiones y la protagonización del fantástico comediante Josh Thomas, que narra las aventuras de un veinteañero que descubre que es homosexual el mismo día en que su novia termina con él.

De manera realista y sin caer en clichés, la serie aborda temas relevantes para la Comunidad LGBT, que van desde el salir del clóset, la primera vez, la relación con los padres, la depresión, etc., mezclando los momentos más incómodos y tristes con sutiles reflexiones e intercambios de una comedia agridulce y en ocasiones tan deprimentes, que no queda más remedio que reir a carcajadas.

Todo comienza cuando Josh (Josh Thomas) se enfrenta al día más acontecido de su vida: su novia Claire (Caitlin Stasey) termina con él ; Rose (Debra Lawrance), su madre, intenta suicidarse tomando media botella de Baileys mezclándola con una fuerte dosis de paracetamol; y Josh conoce a Geoffrey (Wade Briggs), un chico de su edad, con el que tiene su primera experiencia homosexual.

10384612_818243364893336_9220157008470467466_n

Muchas de las series del momento han convertido los cánones de belleza actuales en una de sus armas más efectivas. No es aquí el caso.

Mientras series norteamericanas, especialmente, parecieram haber destinado más tiempo a pensar cuántas escenas sin camiseta tendrá el protagonista que en la trama en sí, Please Like Me se enfoca en los momentos silenciosos, los pequeños detalles, las grandes contradicciones de la vida… y lo logra con un sólido elenco de actores de todos los tamaños, edades y complexiones.

2016-12-19_pleaselikeme

Es un gusto cuando nos topamos con series en las que la belleza no es un condicionante de la construcción de las trama y la historia no vive de pectorales sudorosos que esconden interpretaciones totalmente planas. Aquí el elenco es una gran fortaleza. Eso, y el hecho de que los personajes mayores son igual de fascinantes y miserables que los jóvenes.

14712661_1275044179213250_9155124770279528609_o

Hoy echo la vista hacia la ficción australiana para recomendar una serie que se olvida de los cánones de belleza para contarnos una historia muy humana protagonizada por gente muy normal.

Josh es como un peluche olvidado al fondo del armario. Pese a sus ganas de disfrutar la vida y su agridulce humor son muy pocos los que comparten su vida con él; ni siquiera sus padres, que ya tienen suficiente lidiando con ellos mismos.

Josh no entiende las normas de conducta sociales. Para él la vida es naturlidad, sinceridad y bondad, con una tolerancia baja ante las modas e ideologías que adoptan los adultos jóvenes que carecen de una identidad propia.

Esto, junto asu famoso sarcasmo, lo ha convertido en una persona solitaria casi sin amigos que ha aprendido a a disfrutar de los pequeños detalles. Desde preparar un elaborado desayuno hasta coleccionar animales de granja y nombrarlos Adele, Beyonce y Shakira.

Josh Thomas es, finalmente, un protagonista diferente que pide y rechaza protección a gritos y, a pesar de sus contradicciones –y a diferencia de Hannah Horbath (Lena Dunham) en Girls— es un personaje con el que se empatiza muy pronto.

Please Like Me es un dramedy en estado puro que no fuerza ninguna de sus dos facetas. En su parte de drama alcanza niveles trágicos, mientras que en su parte de comedia rebosa con afilado humor negro.

Esta ficción es perfecta: logra un equilibrio perfecto que encoge el corazón en muchas ocasiones y que es capaz de que el espectador cree una empatía brutal con los personajes.

La amistad, la familia, el amor y sobre todo la soledad y los mundos internos de las personas que no terminan de encontrar un lugar en la vida son los temas principales que parecen interesarle a Thomas como productor y guionista.

La serie cuenta ya con cuatro temporadas y aún estamos a la espera de noticias que nos indiquen que ha sido renovada por una quinta.

14708274_1275042522546749_4420724272097327415_n

La primera temporada consta de seis capítulos que no dan tiempo a mucho más que a conocer a sus personajes y el tono de la serie.

La segunda y tercera temporada temporada, ambas de diez capítulos, son mucho más psicológicas, con muchos más personajes y exteriores, y más arriesgadas que la primera.

Si la primera temporada no te enamora lo hará la segunda. Si no lo hace la segunda, lo hará la tercera: y lo mejor de todo es que está disponibles de principio a fin en Netflix Latinoamérica.

La cuarta temporada (de tan solo 6 capítulos adicionales) se terminó de transmitir en Australia este mes, pero será incluida en la plataforma de streaming a mediados del próximo año.

12294860_1049912908393046_1906814945508249947_n12249787_1047296715321332_3111572118662020478_n

Todos los finales de temporada on una auténtica maravilla, con revelaciones pausibles y aterrizadas que, sin embargo, son oro puro.

‘Please Like Me’ es extravagancia y naturalidad: es reir y llorar con el mismo momento y convivir con personajes incapaces de dedicar sus horas libres a ser modelos. Lo de ellos es, en todo caso, tipificar desequilibrios psicológicos. Estar deprimido nunca fue tan maravilloso.

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s